El camino del calvario.

Hace tiempo leí un libro que encargaron en la Escuela de Ministerio. Se volvió otro de mis libros favoritos(tengo muchos). Se llama “El Camino del Calvario”.

Me gustó mucho éste libro,  porque al igual que el del estilo de Jesús.(Luego publicaré sobré ese libro) habla mucho sobre el amor de Jesús y el amor que debemos tener hacia los demás siendo seguidores de Cristo.

Primeramente me gustó las definiciones que da sobre avivamiento. Yo sí tenía la idea en un tiempo de que un  avivamiento sucedía en algún evento o lugar donde había muchos reunidos y el Espíritu Santo se mostraba como “mágicamente”. Después supe que no era así necesariamente, y ya con lo que decía el libro logre entenderlo de una mejor forma.

El “avivamiento” debe ser personal y diario. Eso es lo más bonito de todo, porque simplemente pasa cuando tenemos una relación íntima y personal con Cristo. Cuando estamos tan llenos de él que hasta desbordamos y llega a ser de bendición no sólo para nosotros, sino, para otras personas que están a nuestro alrededor.

Me parece muy bonito pensar que a pesar de que somos nada comparados con la grandeza de Dios, a pesar de que en realidad somos puro pecado, él nos limpia y nos restaura completamente, nos quita todo el pecado (el cual confesamos cuando vamos humildemente  y nos arrepentimos a sus pies) y nos hace sus hijos, sus herederos;  Nos ama tanto que hace todo eso por nosotros.

El libro también habla sobre el poder de Dios. Dice “él nunca es derrotado y su poder no tiene límites”. Que maravilloso depender de un Dios que es todo poderoso, que no sale nada de sus manos porque simplemente todo está en ella ya que es el creador del universo.

A pesar de saber que Cristo es Señor de todo y el todopoderoso, muchas veces( o siempre) en nuestra naturaleza perdida, tenemos un corazón duro y amargado. Esto no debe ser así, la principal  característica de un seguidor de Cristo es el arrepentimiento, el corazón humillado y que reconoce que es pecador y necesita ayuda, y un salvador. Éste arrepentimiento no es trabajo de nadie completamente. Es un trabajo tanto de Dios como de nosotros. No podemos dejarle todo a Dios, porque a pesar de que él puedo hacerlo todo, también debe existir algo de parte nuestra.

Parte de éste trabajo es nuestro amor hacia los demás, del cual también hablaba en el otro libro(El estilo de Jesús). Y creo que si ya fueron dos veces entonces por algo es. Desde hace tiempo Dios está tratando conmigo en ese aspecto y veo que no me deja. Me dice que debo de hacer pero también me dice cómo y me lo está recordando.

¡Qué Dios tan bueno tenemos!

Dice la biblia que por los frutos  se nos conoce, si tenemos una vida buena(a los ojos y estándares de Dios) daremos frutos buenos, pero si tenemos una vida mala(a los ojos y estándares de Dios) tendremos frutos malos. De esta manera, al tener frutos buenos, nuestra vida va a estar llena del Espíritu Santo porque es quien trae esos frutos a nosotros.  Por consiguiente, al estar llenos del Espíritu Santo, nuestra vida va a rebosar de bendición.

Y creo que es importante no perder de vista que  nuestros ojos no deben de estos puestos en la bendición que viene como consecuencia de la vida con Cristo, sino que nuestros ojos y corazón deben estar puestos en el amor a Él y la obediencia a su palabra.

También se mencionaba en uno de los capítulos algo sobre la paz de Dios, y que cuando tenemos paz es que estamos bien con Dios. En el momento que algo salta en nuestro corazón debemos poner atención porque es Dios queriendo mostrar el camino correcto.

Más que nada, para poder ser llenos del Espíritu Santo debemos morir a nosotros mismos.

Esto en muchos sentidos y la mayor parte del tiempo llega a ser difícil ya que la naturaleza humana hace todo lo contrario.  Pero Dios siempre que pide algo, también nos da la forma de hacerlo.

Simplemente siguiendo el ejemplo de Jesús en todos los sentidos es como lograremos llegar a ser como él quiere y a ser llenos de su amor y su espíritu.

Ser un siervo, humilde y dispuesto a dar todo los por los demás, es el más grande ejemplo de amor para con los hermanos, lo cual refleja nuestra vida con Cristo.

Somos completamente culpables de todo lo que se nos acusaba, y efectivamente, por nuestra cuenta nunca hubiéramos llegado a la meta, ni aún llegado un poco cerca. Pero gracias a la misericordia  de Dios, ya tenemos la solución para eso y no somos culpables más.

Simplemente debemos tener ese corazón  arrepentido que sirva y ame a Dios y a  los demás así como Jesús lo hizo.

¡Dios es muy bueno y gracias a eso TODO ESTARÁ BIEN!

Escribir una leyenda

“El camino del calvario” por Roy Hession

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s