Agradecida por mi soltería (Publicación de “Joven Verdadera”)

El siguiente escrito es una publicación que vi hoy en la mañana en un blog que sigo. Personalmente me gustó mucho. Ayer en la noche estuve platicando con mi prima sobre algo parecido y desperté con la idea en la cabeza. Cuando vi la publicación  no dudé en leerlo todo. Lo comparto con la esperanza de que sea de bendición para ustedes así como lo fue para mi. Cuando dejamos que las cosas sean conforme a la voluntad de Dios, es cuando sabemos que realmente TODO ESTARÁ BIEN!

_________________________________________________________________________________

Agradecida por mi soltería

Últimamente no estoy tan ocupada en recordar mi estado civil. La verdad es que solo lo hago cuando tengo que llenar un formulario que lo exige. Sin embargo, también lo hago cuando tengo que enumerar las bendiciones de este regalo, tal como lo estoy haciendo ahora. Obviamente eso solo puede venir de Dios, ya que en la actualidad y en la mayoría de sociedades existe cierta presión cuando llegas cerca cierta edad y no te has casado. Es tal la presión, que muchas mujeres se avergüenzan de decir su edad o se restan años.

Tengo 29 años y les mentiría si les dijera que siempre he tenido contentamiento respecto a mi soltería. Cuando era más joven, era de las pocas entre mis amigas que nunca había tenido novio. Recuerdo que mi felicidad empezó a depender de qué niño me gustaba, porque como dice el dicho, «el que anda con cojos al año cojea». La influencia de amistades con esa manera de pensar me cegó más (1 Corintios 15:33). Para mí, el enamorarme platónicamente era el principio y final de mi felicidad. Cada fracaso platónico se convertía en mi talón de Aquiles…

“Salí” con tres chicos durante mi tiempo en la universidad. El resultado no fue más que dolor y decepción. El problema era que intentaba llenar un vacío de la manera incorrecta. A los 25 años inicie mi primera relación formal; un noviazgo con la “ilusión del matrimonio” pero sin propósito para llegar a tal. Me ha tomado cuatro años el poder sanar mis heridas, pero al mismo tiempo he recibido grandes bendiciones durante esta etapa. Se las voy a enumerar:

1.Plenitud en Cristo

He aprendido a conocer el amor personal del amante más puro y fiel. El dueño de mi vida y de la tuya si es que se la has entregado. He podido rendirle mi corazón ya que Él solo lo merece. En medio de esta etapa el Señor ha tratado arduamente con mi patrón de ídolos y estoy agradecida de cómo el rendir mis afectos y sentimientos a su voluntad ha dado fruto de paz y las desilusiones han sido menos dolorosas. Si tu delicia y deleite es buscar, conocer y amar más al Señor, entonces las peticiones de tu corazón estarán infectadas por ese deleite. No dudes porque el Señor las transformará.

“Pon tu delicia en el Señor, y El te dará las peticiones de tu corazón.” Sal 37:4

2.Confianza en los planes del Señor“Encomienda al Señor tu camino, confía en Él, que Él actuará” Sal 37:5Al conocer el carácter revelado de Cristo, el Dios Vivo, y recordar sus promesas por medio de su Palabra, he aprendido a descansar en SUS planes. Ahora que conozco que Él me escogió, me formó, tiene contado mis días, me ama, me apartó, me guardó, ¿Cómo no creer que conoce profundamente mis anhelos y deseos de ser esposa y madre? Es por eso que cuando la duda viene al ataque, pienso en su soberanía y me digo, ¿cómo es que esta etapa de mi vida va a ser sin un propósito mayor, el cual todavía desconozco? Es allí donde subo un escalón en el trayecto de mi confianza a mi Señor. Esto es como la ilustración de un niño, que aún en medio de una rabieta, obedece a su padre que le llama a subir en una escalera y llegar a donde él está (Sal 62:1).

“y aquel que escudriña los corazones sabe cuál es el sentir del Espíritu, porque El intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios”. Romanos 8:27

3. Discernimiento al orar Siempre he buscado valores no negociables para entablar amistades románticas, pero nunca perseguía los valores que agradan y glorifican al Señor. Antes podía bastarme con la atracción física y los pilares de ciertos valores morales. Pero gracias a las lecciones aprendidas, he podido discernir mis peticiones al orar.

El siguiente listado, aunque es para esposas, ha sido una gran bendición:

“Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Sois envidiosos y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra. No tenéis, porque no pedís. Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres. ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios”.Stgo. 4:2-4

4. Practicar el amor  Ciertamente en esta etapa de mi vida, el Señor me ha ido mostrando la maldad y lo engañoso que es mi corazón. Pecados como el egoísmo, el orgullo y los caprichos son obstáculos para amar sacrificialmente, buscando primeramente el bien de otros antes que el mío. ahora es que he aprendido duramente el no esperar de otros lo que sólo Cristo puede darme, el único “Mr. Right”. También he podido otorgar perdón, recordando el regalo del perdón de Cristo. Estas lecciones no solo me ayudarán en el matrimonio, sino también a entablar relaciones sanas.

5. AutodisciplinaEl Señor nos advierte respecto a lidiar con las tentaciones sexuales, las cuales no solo existen durante la soltería, sino que también las enfrentaremos durante el matrimonio producto de nuestra naturaleza pecadora. Creo que no es coincidencia que su Palabra mencione el dominio propio al final de la lista del Fruto del Espíritu (Gal 5:23-24). He podido darme cuenta que si cedo en pequeños antojos será más fácil sucumbir en las tentaciones más grandes. Pero gracias a Dios que Él nos envía una salida cuando somos tentadas. Si te ves en una situación que te hace vulnerable, ¡huye!, somete tu carne. Si entregas tus deseos y sentimientos al Señor, quién es el creador y dueño de ellos, Él te mostrará su poder en su tiempo perfecto. Dios no nos tienta. (Santiago 1:13-14; 1 Co 10:13: Gálatas 4:9).

6. Valor y estima

Después de varias desilusiones amorosas, mi estima y mi valor como mujer fue atacada. Constantemente las artimañas del diablo atacaban mi mente. Sin embargo, en este tiempo ha sido una bendición el velo que el Señor ha roto respecto a mi valor como su hija y que ha sido justificada. En medio de esos fracasos el Señor me ha mostrado las consecuencias de perseguir los deseos de la carne y el consuelo de su gracia y misericordia.

Venid ahora, y razonemos —dice el Señor— aunque vuestros pecados sean como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; aunque sean rojos como el carmesí, como blanca lana quedarán. Isaías 1:18

7.Diseño original

Muchas veces he visto como mujeres, incluyéndome a mí, esperamos “el novio” o “futuro esposo” para iniciar las prácticas de nuestro rol como mujer. Somos Ezer, ayuda idónea, ahora es cuando debemos entrenar ese carácter, en la etapa actual en la que te encuentres. Esto lo puedes ejercer ya sea con tu padre, hermanos, jefes, colegas, hermanos en la fe, aprendiendo también a establecer límites sanos y no ser piedra de tropiezo como la mujer de Proverbios.

“Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios”. 1 Corintios 11:3

8. Servicio

Entre las ventajas que más escuchamos con respecto a la soltería está la libertad para servir. Sin embargo, me ha encantado una ventaja que leí recientemente en “Distintos por diseño” de John MacArthur. Él dice, “Los que permanecen solteros pueden tener la ventaja ahora, y saborear esa futura experiencia de la realidad celestial”. Debemos enfocarnos en las cosas de arriba, incluso con nuestro tiempo en el servicio de nuestra iglesia local. Siempre intento reflexionar y cuestionar mis intenciones y motivaciones. Por ejemplo, podemos caer en servicios para estar a la vista de los demás, para “vender” una imagen. Por eso, algo que siempre me ha ayudado es preguntarme: Si nadie te estuviera viendo, ¿seguirías haciendo lo que sea que estés haciendo?

9. Amarle sin condiciones

Muchas veces podemos engañarnos a nosotras mismas tomando una promesa como una condición. Me encantó leer en un artículo de una joven soltera este versículo :

Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido. Hebreos 11:39

Me hizo reflexionar y pensar :¿Y si no viera cumplirse ese deseo que esta en mi corazón? ¿Te seguiría amando? ¿Te continuaría sirviendo, alabando? Y es que si no fuera por su sangre, tú y yo estaríamos muertas en delitos y pecados. Por eso es que no hay nada más dulce que saber que un Padre eterno, fiel y omnipotente me adoptó como su hija y me dará lo que Él conoce será mejor para glorificar Su nombre.

“Le agradezco a Dios por protegerme de lo que pensaba que deseaba y bendecirme con lo que no sabía que necesitaba”

“Los que toleran el pecado, en lo que piensan que son cosas pequeñas, pronto caerán en asuntos mayores” C.H.Spurgeon

Por Gilda Hernández Rancier

Si quieren leer más publicaciones como esta pueden ir a http://www.jovenverdadera.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s